Image

REYES MAGOS, LOS REGALOS DE LOS FIGURONES

Gaspar y El Camello del PRO- Arte Digital by Marcelo G. Urbano.Anoche pasaron los Reyes y –Un Blog Raro–  tuvo acceso a los regalos que recibieron diferentes figuras, figurines y figurones prominentes de la república Argentina y sus suburbios, a los que  ordenamos alfabéticamente porque no se los puede poner en línea… ¿Es una filtración del Servicio de Inteligencia?, ¿un exceso de confianza de amigos bocones?, ¿o simplemente un chisme de escépticos que no creen en nada salvo en los Reyes..?

_______________________________________________________________________

Barrionuevo, Luis: El ex sindicalista, ex político y expecimen, encontró con sorpresa junto a sus zapatos el libro Precicciones de Horangel, El Año del Mono de Ludovica Squirru y una pelotita de gomaespuma para aliviar las tensiones recordando cuando podía apretar bolas. 
Binner, Hermes Juan: se encontro con dos libros: Historia del Partido Socialista y La ética de Alicia Moreau de Justo y además recibió un bonus track: un frasco de Memorex 500 mg. 
Bonadío, Claudio: Le pidió a Melchor una toga negra y una careta de Griesa. Recibió además un escudo protector rojo con un logo de Clarín.
Bonelli, Marcelo Alberto: pidió una “Fuente Calificada” del entorno de la Presidenta, pero solo recibió la monografía “el abuso de los verbos irregulares conjugados en modo potencial”, libro promocionado por la Academia Argentina de Periodismo que dirige Joaquín Morales Solá, quien paradójicamente no cree en los Reyes Magos, en los Reyes de España ni en Cipriano Reyes.
Bullrich, Patricia: Le trajeron un carnet vitalicio del Congreso de la Nación, y un portadocumento con 122 secciones para guardar los carnets de los partidos a los que representó antes.  Seguramente los ordenará de derecha a izquierda sin dejar vacío ninguna sección.

Lilita y la Bola Destructora - Arte Digital by Marcelo G. UrbanoCarrió, Elisa María Avelina: Pidió un taladro neumático, pero considerando el insuficiente nivel de ruido que produce y el tamaño insignificante que ocupa, lo cambió por una bola de demolición que rompe todo de una vez y arma un gran bochinche. También incluyó un operador para que la maneje, porque es mucho trabajo. Había dejado sus zapatos en TN. 
Castro, Nelson Alberto: Le trajeron un disfraz de doctor, el texto original del Juramento Hipocrático y el libro Los Clásicos de Gaturro sobre el que se le pidió jurar antes de comunicar diagnósticos de salud oficialistas. 
Cobos, Julio César Cleto: La Novela El traidor de Praga de Humberto Lopez, la película Traidor dirigida por Jeffrey Nachmanoff, y el CD Cumbia y Marihuana de El Traidor y los Pibes.    Cutzarida, Carlos Ivo:  Un juego de bochas… largas. 
Donda, Victoria Analía: Un Bidón tamaño familiar de Removedor Químico de Pegamento PROfesional. SENTINEL. Los Reyes no repararon en gastos para solventar el esfuerzo sobrehumano que le espera para poder despegarse del PRO…

Grondona, Mariano Carlos: Recibió una copia de textos de su autoría, redactados a principios de este siglo, en los que pronuncia su arrepentimiento por haber cometido “errores históricos”, recrea su visión sobre una alegre vida castrense en tiempos de dictadores y reniega de su apoyo a distintos gobiernos de facto entre 1966 y 1983. En ese texto dice comprometerse con los valores constitucionales e institucionales. Si bien es autor de dicho texto, nunca un regalo fue más oportuno para que los vuelva a leer y finalmente pueda cumplir con aquello que prometió.
Lanata, Jorge Ernesto: Puso el agua, puso el pastito, pero los camellos solo le dejaron un balde de bosta. 
Longobardi, Marcelo Ernesto: Recibió en sobre lacrado un pasaje al Paraíso Fiscal, donde supo ser feliz, donde no necesita avales ni garantías para hacer lo que le place, y donde no  tiene que rendir cuentas a la AFIP.
Macri, Mauricio: Un equipo de espía kk 22, para realizar escuchas ilegales, una afeitadora para mantener prolija su Duran Barba  y otro paraguas mediático. 
Magnetto, Héctor Horacio: No le trajeron nada; en reprimenda compró el complejo comercial y la fábrica de regalos, puso de gerente a Ricardo Kirschbaum y ahora los Reyes no existen. 
Massa, Sergio Tomás: Una cucarda de la Embajada de EEUU en Buenos Aires, un ejemplar de English Bus School libro para aprender inglés y el libro WikiLeaks que tan bien lo hizo quedar con correligionarios, con colegas y hasta con sus enemigos, firmado y dedicado por el propio Obama.
Moyano, Hugo Antonio: Un camioncito y un peajecito de colección en escala (salarial) y otra carta de la PROCELAC, aunque se presume que esta no es de los Reyes Magos. 
Sanz, Ernesto Ricardo: Una Lupa Sherlock de 40 aumentos para revisar, derogar y anular las leyes que van saliendo de manera autoritaria, como el Código Civil, la Ley de abastecimiento, autoritaria e inconstitucional, y la Ley de hidrocarburos, que va en contra de los intereses del país y del federalismo”. Además recibió una hermosa Constitución Nacional encuadernada y con la típica tapa roja de la UCR y la obra póstuma de Raúl Alfonsín: Fundamentos de la República Democrática.
Scioli, Daniel Osvaldo: Recibió un hermoso album de frutillitas,  la colección infantil Buenos Modales de Editorial Sigmar y el documental: Floreal Lampeduza, un hombre pasivo y sin definición. 
Solanas, Fernando Ezequiel: Una cámara de video hd última generación. Claramente los reyes magos quieren que Pino vuelva a filmar y deje atrás la política. 
Suar, (Kirzner Schwartz) Adrián: La carta que mandó a los reyes vino de rebote, firmada por indignados actores que repudiaban sus ninguneos y sus amenazas mafiosas. 
Tinelli, Marcelo Hugo: Su regalo de Reyes lo recibió con antelación en oportunidad de la entrega del diploma como Personalidad Destacada de la Cultura y una bandeja ovalada. En la ceremonia se abrazó con Mauricio Macri, se fotografió con Horacio Rodríguez Larreta y se subió al Camello de Baltasar. Declaró que siempre le gustó cabalgar en el camello adecuado. 
Torres Del Sel, Miguel: pidió las obras cumbres de MIDACHI y por error recibió las Doctrinas Existencialistas sobre la Seriedad, de Kierkegaard. Hizo el reclamo y por suerte logró que le devolvieran el importe, con lo que se compró Mi Pensamiento Político de Groucho Marx. 
Venegas, Gerónimo Momo: no pidió nada para no molestar a los reyes…