Image

LOS ALIENS SOMOS NOSOTROS

Gráfico 3D de History ChannelSi usted escucha la siguiente formación  ¿qué clase de equipo cree que integran?: Giorgio Tsoukalos, David Childress, Philip Coppens, Erich von Däniken y Jonathan Young, Jason Martell, George Noory y Michael Dennin; William Henry, Mike Bara y David Wilcock. De ninguna manera es la selección de fútbol de EEUU, tampoco los integrantes de la orquesta Sinfónica de Texas y mucho menos el club de fans del juez Griesa. Se trata de unos personajes que parecen de ficción pero forman parte de una cruda realidad que se materializa cada semana en History Channel. 
Esta cohorte de licenciados en dudosas disciplinas, escribe libros y artículos en revistas en un jugoso nicho comercial, que es el de los ovnis, cuyo marketing tira de la fe y vende tanto a crédulos como a curiosos. Siempre se dijo que un pelo de ovnis tira más que una yunta de bueyes.
Este autor cree que es posible que exista vida en otros planetas, incluso que nos visiten. Pero entiendo que los ovnis son lo que dice la sigla, Objetos Voladores No Identificados. Que las pruebas hasta aquí son empíricamente incomprobables y que todo termina sujetándose a una cuestión de fe. En este punto cada uno es dueño de creer en lo que quiera, sin perjuicio de permitirme criticar a quienes sacan partido de aquellos que creen ciegamente en estos fenómenos, porque es su cuestión de fe. 
Volviendo al tema, este equipo singular sostiene que una manga de alienígenas de variadas especies visitó el planetaTierra antes de Matusalen y determinó que los homínidos de África, jamás llegarían a ser inteligentes y terminarían apareciendo en el programa Mauro Viale junto a las hermanas Xipolitakis. Espantados por tan ominoso destino, los llevaron a sus naves espaciales para experimentar genéticamente con ellos. Fue así que manipularon la información básica del ADN para oblener una mutación, mediante la cual lograron separar los hemisferios cerebrales, y darles la inteligencia suficiente para controlar el fuego, desarrollar el habla y más tarde, luego de un período estresante de evolución, tomarse los genitales para ver quien llegaba más lejos con un chorrito de pis.

El resultado de esta cepa se implantó en una hembra de la especie que terminaría siendo el origen de la humanidad bajo el nombre de Eva, la de la costilla, que se juntó con Adan, el de la nuez y juntos terminaron enroscados como vívoras, motivo por el cual el Señor sacó al hombre del jardín de Edén y lo puso a trabajar en History Channel.
Los productores de  Alienígenas Ancestrales (Prometheus Entertainment) deben creer que los seguidores del Histórico Canal son medio tarados. Quizá pretendan un público objetivo que no sea muy exigente o riguroso. Uno puede admitir una línea histórica, quizá escrita, como se dijo tantas veces, por quienes ganaron; estupidizante, lavadora de cerebros, colonizadora. Pero la rigurosidad es en si misma una virtud que el canal de la H dorada no debiera descuidar. A la programación de por sí ecléctica y polifuncional, donde alternan joyas documentales, producciones históricas noveladas de diferentes niveles,  algunos realities interesantes como El Precio de la Historia o los Restauradores, con la saga de alienigenas, ovnis, oráculos, premoniciones y paranormalidades; convierten la seriedad esperable, en una comedia por momentos desopilante. Si lo vendiesen como stand up vaya y pase, pero lo venden como si fuese más serio que Boys Toys. 
Resulta imperdonable que todo lo que ha sucedido en nuestra línea temporal, desde los primeros protozoos hasta hoy, sea por injerencia alienígena. Suena gracioso que Einstein, Tesla, Galileo, Copernico y todos los demás que hayan dejado una huella, sean extraterrestres o hayan tenido documentación extraterrestre para sus proyectos. Ya que estaban, podían darnos el trabajo terminado. Hasta se pierde la gracia. Tal impresionante esfuerzo para construir la humanidad y resulta que han puesto tantos extraterrestres en el tacho, que lo peculiar es no ser extraterrestre. Al final, los que no somos medio marcianos, no existimos, pero formamos parte de la demanda de estos programas enlatados. De modo que la humanidad se divide entre extraterrestres y compradores de teorías. Fauna binaria…
Un día encontrarán que el Papa Francisco ha nacido en alguna galaxia lejana, pero que fue puesto por extraterrestres en un país con enjendros como Jacobo Winograd y Mariano Grondona. Menuda mochila, ser argentino, y Papa en un mundo en el que todo lo que ha sucedido, sucedió por mano de extraterrestres, minimizando la tarea del Supremo, de modo que cualquier excusa que pueda esgrimir Francisco para defender al Cristianismo, es ayuno de todo sentido común. 
Un buen desafío social a personas como Erik Von Daniken o Giorgio Tsoukalos, sería someterse a formular hipótesis serias y a hacer suposiciones verosímiles y contrastables para explicar el asunto, claro que esto sería como pedirle una banana a un helecho, porque no es otra cosa que una práctica conocida como “método científico”… Ellos no van a malgastar un cuento interesante, por una argumentación que exija conclusiones obtenidas a partir de hipótesis confirmadas. Después de todo, para ellos todo proviene de los alienígenas incluso los métodos que establecen leyes o normas basadas en la fe aunque parezcan indemostrables. Se trata de forzar las cosas para que la teoría encaje, aunque las conclusiones parezcan desopilantes. Y nunca perder la gravedad al decirlo, con dramatismo y mintiendo con absoluta sinceridad… 
Un carnaval de supuestos, conjeturas, hipótesis, presunciones y sospechas permite solapar la verdadera evidencia, preguntas formuladas como pruebas de contacto extraterrestre, que en realidad podrían muy bien explicarse con oficios terrestres. La ufología es más una especie de dogma, que se retroalimenta de las mismas teorías. Una y otra vez se repite el mismo concepto que, dicho por los diferentes integrantes del equipo a lo largo del tiempo, parece una ley o regla irrefutable. Entonces utilizan citas bíblicas que no existen, materiales y herramientas arqueológicamente inexactas. Y lo que es peor, cuando hay refutaciones públicas, acomodan el argumento para salir airosos por el atajo de atribuir a fuentes neutrales a los que denominan “los teóricos de los antiguos astronautas”. Tienen una red de seguidores ciegos, que se meten en los foros a defender estas teorías con abnegada persistencia y cuando se quedan sin argumentos, califican como persona de mente cerrada a su interlocutor. Tanto han penetrado en la psique de sus seguidores, que lograron sepultar todo vestigio de duda. Lo peor que nos puede pasar, en todo caso, es volvernos crédulos porque sí. Yo soy fanático de la legendaria serie Expedientes X, juro que me encantaría que todo lo que dicen fuera real. Qué daría por ver una mínima luz misteriosa en el cielo, un alien gris en el fondo de mi patio o un papel verde con el número 100 junto a la frase IN GOD WE TRUST. 
Giorgio Tsoukalos Especialista en OVNISEs realmente ridículo cómo usan los huecos o espacios no rellenos en el relato, para meter su ideología en lo que aún no tiene explicación; de este modo, se justifican los ovnis en los cuadros antíguos, las batallas celestiales que ilustran el bhagavad gita y los alegres souvenirs de la ciudad de Roswell. Los platos voladores son el comomdín que explica cualquier punto dudoso en la historia de la humanidad.
Me irrita la cara de pocker con la que se muestran en cámara. Impostados, maravillosamente rodeados de croma y efectos especiales, aunque con la misma tecnología me hace reír mucho más Diego Capusotto. Todo lo tienen superado, la falta de crédito de lo que dicen, la falta de pergaminos para sostenerlo y la falta de escrúpulos para mentir. Tienen suerte de atrapar algunas mentes perezosas que eligen creer lo que les dice un programa de televisión, sin rigurosidad ni crítica, sin balances ni diagnósticos, sin dicato de comediantes de EEUU…
Cada uno de los expositores de Alienígenas Ancestrales se parece a ese primo que todos tenemos, al que escuchamos sin creerle nada porque ni aún diciendo la verdad es digno de crédito.
Encuentro motivos para que todos veamos el programa cada semana: los más crédulos tienen la chance de desvelar nuevos e increíbles pasajes de la historia y teorías de ocultamiento de una verdad evidente y los más escepticos, divertirse comprobando hasta dónde son capaces de llegar para justificar tanto dislate.

Recomiendo Refutando Alienígenas Ancestrales donde se le quita la substancia alienígena a casi todo lo que postulan.