Image

OPERACIÓN MALA NATA

Caricatura de Jorge LanataLugar: Centro Cultural Argentino.
Tema: Corrupción e impunidad en la Argentina
Periodista Invitado: Jorge Lanata
Conductor: Guillermo Lousteau, papi de Martín Lousteau, intelectual ligado a la derecha reaccionaria.
Miami, 4 de diciembre de 2014
Marco: Nutrido cónclave de lo más granado de Latinoamérica, una multitud de 20 asistentes, 2 gatos y un pez espada.

_____________________________________________________________________
Siempre se pensó que Lanata no se vendía. Sin embargo no causó asombro encontrarlo exhibido en el estado de Florida dando una conferencia sobre “Corrupción e impunidad en Argentina”, con auspicio del  Interamerican Institute for Democracy (IIfD), el diario Las Américas (DLA) y el Club Unidos Los Ortivas (CULO). La Operación Mala Nata, estaba en marcha. Algunos estrategas del Kirchnerismo definen el hecho, como un pase de ballet frente a una minoría que pela una banana desde la rama más alta del ficus y a la que le tiran maníes las corporaciones monopólicas.

El mentor, inspirador y jefe de esta operación, que no es el enemigo de los XMen, aunque comparte apellido, poderes y malicia; le dio a Lanata, a cambio de sus espejitos de colores de reconocida trayectoria, un confort mediático como el que solamente se le brinda a los estafadores ideológicos más notables. Cucarda que Jorge luce orgulloso no sin envidia de los veteranos de TN que observan la alquimia con desconfianza y orquitis. Poco después del vaciamiento de Crítica, había comenzado a coquetear con las grandes ligas. En un espectáculo teatral en el que realizaba un número de Stand Up, apareció con dos inmensos elásticos estirados, cosidos por las puntas (las grandes ligas) conectando frente y anverso de sus pantalones. Parecía Piñón Fijo invitado a un casamiento.
Su número, le valió una devolución de gentilezas del diario de la corneta, que consistió en promover las fotos y videos de su representación de El majo desnudo – Gordo en bolas con tiradores. En el escenario, con el miembro viril achicharrado y tapándose las partes pudendas, entre pitada y pitada decía “Me desnudo ante mi público para que me vea como soy, rubio, ojos verdes, 72 kilos, periodista”.
Posteriormente el grupo auspició tres comedias rubricadas por la pluma incontenible de Lanata: “Cuentos de la Bóveda”, “El Viaje Fantástico de Boudou a Montevideo” y “El bolso Negro”, que deleitaron a todo el remanente de Fútbol Para Todos en la Televisión Pública.
Pero volviendo al foro de Miami, lo cierto es que aprovechó para despotricar contra su país natal, el que no lo enorgullece, al que califica como una mierda, dirigido por políticos que no valen un balde de bosta y lejos de quedarse allá para no volver nunca más y quitarse esta odre for ever, volvió, no como hijo pródigo sino como un bumerán. Comparó al gobierno nacional con el fascismo y con el nazismo, habló de gente muerta, cuidándose de mencionar la condición de desaparecidos y contestó sobre el asesinato de Néstor a manos de su hijo. Además, aseguró que Cristina Fernández es más corrupta que Menem, lo que sostuvo con un importante caudal de pruebas que sacó del pastillero; y expuso casi sin odio, sin vacilar ni descalificar. Y la gente lo festejó, lo aplaudió a rabiar porque es un periodista polémico que se atreve, que no tiene pelos en la lengua porque la trata con un defoliante de Vichy.
Lo notable es que los que hoy lo aplauden, son gente que nunca vio Día D, nunca leyó Página 12 y adora a Gaby, Fofó y Miliqui. Gente que le permitió dejar de ser un zurdo de mierda para posicionarlo como el periodista más independiente de la derecha. Superó su rating histórico y el de Cuestión de Peso que junta 8 puntos denigrando obesos. El axioma de Artear es “a mayor denigración, mayor rating”. Jorge parece haber tomado debida nota.
Lanata obtuvo lo que tanto anhelaba: que el eje del universo pasara por su ombligo. Se le entregó el Regulador de Giro Universal “Noble play”, que tiene forma de control remoto de Multicanal para que disponga a voluntad de los programas del prime time. Es frecuente verlo haciendo chistes con Tinelli, con María Laura, y hasta con Nelson. Con Biassatti mucho no habla porque no es Santo de su devoción.
Lanata en Miami: Fotograma de Interamerican Institute for DemocracyPrepara sus Memorias. Se trata de un video de 3 minutos con el festejado pase de Jorge al Grupo Clarín y un libro con 200 páginas totalmente en blanco, porque parece que olvidó todo lo que fue. Trae de regalo el cuento Loco Furioso George que es la historia de un mentiroso serial que elige a sus víctimas por sus ideas y comienza a acosarlas por TV. Sostiene que no es autobiográfico.
Convertido ya en el Delfín Mediático del grupo, cada reunión con el Comando General es un placer que Jorge disfruta limpiándose la baba con el puño de la camisa, o, si está Ernestina, se limpia con la corbata. Se habla con adoración de Vargas Llosa y con odio de CFK. Asiste a reuniones con jueces destituyentes, ágapes con políticos emergentes y matinées con personajes concupiscentes.
Por eso su viaje a Miami, no fue para comprar cursilerías o muñecas inflables, o conocer el Turnberry Isle Marina Yacht Club, ni comer arroz con frijoles en el bar de al lado del restaurante argentino. El tipo opera, baja línea y saluda desde el proscenio, super recontra hiper superado. Un iconoclasta manco de brazo derecho, se acercó al escenario y dijo: ¡Salve Osiris mediático! Si ves que tus fotos de antaño comienzan a desvanecerse, no es la humedad sino tu historia que se puso borrosa. Lanata lo miró con una sonrisa y levantó el dedo medio con elegancia, cosa que imitaron inteligentemente todos los que estaban allí.